El Ministerio de Cultura y Patrimonio-Complejo Cultural Fábrica Imbabura-, presentará la obra del Maestro peruano Francisco Castillo “Deformación pictórica y misterio (Entre la Abstracción y la figuración)”, el día viernes 25 de octubre de 2019, en la Sala Caranqui, a partir de las 17h00.

El Complejo Cultural Fábrica Imbabura, invita a la ciudadanía a disfrutar de esta obra pictórica, le entrada es libre y se atenderá en horario de martes a domingo desde las 08h00-17h00, desde el 25 de octubre al 15 de noviembre de 2019.

DESCRIPCIÒN Y PRESENTACIÒN DE LA OBRA. –
Rostros y cuerpos deformados, figuras humanas ambiguas y expuestas desde distintos ángulos, compendian el presente proyecto expositivo del peruano Francisco Castillo; egresado de la Escuela de Bellas Artes “Macedonio de la Torre” de Trujillo; con más de veinte años de recorrido artístico nos muestra la figura humana como eje de sus preocupaciones plásticas formales.

En un actualizado intento de romper con la figuratividad clásica nos sitúa de inmediato –intencionadamente o no- en una de las tendencias de la pintura contemporánea que se desarrolló a lo largo de los años sesenta tras el informalismo, llamada justamente La Nueva Figuración o Neofiguración: La vuelta a la pintura figurativa frente al abstraccionismo.

Castillo se acerca al motivo desde distintos ángulos –o puntos de fuga- recordándonos una influencia fundamental: Picasso; pero siempre manteniendo la unidad de la obra.

La intencionada deformación pictórica genera una sensación de ambigüedad sobre el objeto, en especial la figura humana como principal (y único) tema. Ahora bien, la grandeza de los cuerpos nos vislumbra otra influencia: Miguel Ángel y una utilización del dibujo preparativo directamente sobre el lienzo –presente en todas sus obras-. Entre la abstracción y la figuración aparecen figuras tempestuosas ejemplo de ello es la obra “La batuta”, allí nos presenta un Director de Orquesta con un dedo mutilado –o una mano de cuatro dedos- sumado a un rostro borroso como salido de una pesadilla; retratos psicológicos de sí mismo. En palabras del artista es plasmar sus demonios internos.

Este plasmar sus demonios internos es hacer una inmersión hacia el lado oscuro del alma humana, compartiendo, así, la misma intencionalidad estética de otro influyente del siglo XX, Francis Bacon (1909-1992) el tríptico “Tres estudios de Lucian Freud (1969) se convierte en uno de sus antecedentes más directos. Un aspecto esencial en las figuras de Castillo es su misteriosa mirada –en ocasiones sobredimensionando un ojo en relación con el otro-. Ese ver de otra manera, como si se tratara de romper la cáscara de lo evidente para retratar lo esencial es la actitud que debemos adoptar como espectadores, cuando nos dispongamos a contemplar la presente obra y, así, no caer en la aseveración de la Ex primer ministra británica Margaret Thatcher cuando le preguntaron por Francis Bacon respondió: “El hombre que pinta esas fotos horribles”.

JUAN CARLOS LOBO (1977). Licenciado en Letras, mención Historia del Arte. Universidad de los Andes. Mérida-Venezuela. Ha sido ponente y participante en simposios y talleres de Estética, Museografía, Patrimonio e Inventario cultural, también en seminarios de Filosofía y Hermenéutica. Con su ponencia (San Isidro: percepción y corporeidad (Del rito religioso al fenómeno estético)) participa en la VII Reuniao de antropología do Mercosul- Universidade Federal do Rio Grande do Sul. Porto Alegre /Brasil. Se ha desempeñado como especialista en gestión cultural, investigación y curaduría para distintas instituciones públicas de Venezuela.)

 

 

 

 

Algunas de sus obras:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *