El Cura Párroco de Andrade Marín, doctor Heriberto Rocha cumplió una tarea fundamental en el desarrollo social, económico y cultural. Permanentemente organizó clubes y asociaciones. En esta época no había televisión y muy pocos tenían radiorreceptores; por lo tanto la manera usual de hacer la  propaganda fue mediante hojas volantes, en las que, con un lenguaje muy característico de esos años, se invitaba a las personas a deleitarse con las programaciones artístico- culturales.
Todo el elenco artístico de las programaciones estaba formado por integrantes de la Juventud Obrera Católica, quienes luego de las duras tareas realizadas en la fábrica, asistían a ensayar las obras por presentarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *